jueves, 1 de junio de 2017

Soledad




Estabas desnuda entre la gente,
te encontré gritando amor de entrañas
te encontré maldiciendo
escaparates de apariencia
palabras enmarañadas al vacío.

Estabas en la barra del bar
medio muerta en el olvido,
y los ojos tatuados en cemento
que cortaban los tallos de las alas,
y las bocas pronunciaban tus nombres
en los lechos del alma.

Estabas bella como el destino
feroz e implacable,
roías la piel de la cordura
bebiendo hasta saciar las serpientes,
estabas bella lo reconozco
vieja compañera de estas ciudades.



Poema by Gonzalo San Ildefonso
De su poemario "La piel de la cordura.
Planeta Clandestino #152.
Editorial: Ediciones del 4 de agosto. 
Fotografía: wikipedia


Contacto: cosasquesiento@gmail.com
Twitter: @c_grant1 
Facebook: Rita



Poemario: Punto y seguido
Poemario: Se avecinan noches de tormenta



10 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, aunque no conozco al autor. Feliz jueves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poeta de mi tierra, si quieres conocer algo más sobre él pincha el enlace de FB.

      Un abrazo Maria

      Eliminar
  2. Un estremecedor y hermoso poema...

    ResponderEliminar
  3. Cuando te rompen el corazón... Destilas soledad y es un placer leer con palabras tan bellas ese estado.
    Gracias, amiga mía por mostrar.
    Felicidades para ambos.

    Mil besitos Para cada uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias siempre a ti por ser y estar, querida amiga.

      Mil besos.

      Eliminar
  4. Gracias por compartirlo, mi querida Rita, pero prefiero leer tus versos, así de clara soy.

    Un beso enorme y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias María por tus palabras.

      Un abrazo muy fuerte y feliz comienzo de semana.

      Eliminar
  5. Amarga soledad que lapida las horas cual duro cemento sobre la espalda…

    Bello y sentido, querida Rita… Gracias por compartir…

    Bsoss enormes, y feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amarga a la par que bella.

      Un fuerte abrazo querida Ginebra.

      Eliminar