viernes, 28 de abril de 2017

Aquella mujer



Aquella mujer no era nadie especial. Simple ama de casa desde hacía años, trabajadora incansable en otros tiempos, hija subyugada a un padre viudo y enfermo, madre abnegada a unos hijos de los cuales se sentía tremendamente orgullosa y, ante todo, esposa y amante fiel. En definitiva, nadie especial.

A menudo pensaba qué sentirían los demás por ella, si el amor de sus hijos sería tan grande como el suyo, si su padre la necesitaba tanto como parecía o solo era hábito por comodidad, si su marido en verdad aún la amaba o tan solo permanecía con ella por conformismo en la costumbre. Asimismo, con frecuencia se preguntaba si alguien la echaría de menos si llegase a faltar, pero no por necesidad, sino por amor, porque ella, en definitiva, no se sentía nadie especial.

Aquella mujer creía que no aportaba nada a esta vida, ni al mundo, ni a la historia, no era capaz de ver con cuánto había colaborado ya a la sociedad.

Aquella mujer no imaginaba lo que la querían y necesitaban sentimentalmente y con resignación prosiguió a diario con los quehaceres de su vida, envejeciendo de forma prematura hasta desaparecer. Aquella especial mujer abandonó nuestro mundo antes de lo debido y se marchó de él sin saber lo que los demás veían en ella: la gran persona que habitaba su alma, su colosal papel como madre e hija, su grandeza como aliada, amante y compañera y la enorme amiga que llevaba en su interior y que se daba de continuo a los demás. Aquella mujer no vio el amor de cuantos la rodeaban y ella quería, y no porque no quisiera hacerlo, sino porque no se lo mostraron. Nadie supo demostrarle, como debía, lo que significaba para cada uno de ellos, lo que importaba y aportaba en sus vidas. Sentir que valía tan poco cuando los demás lo eran todo para ella le carcomió el alma, la mató por dentro.


Moraleja: Muestra siempre cuánto amas a los que te aman a ti. Muéstralo a diario, con palabras y hechos. Alimenta el amor de los demás, ellos también necesitan nutrirse de él para vivir.


Dedicado a todas las madres, hijas, esposas y amigas. Gracias a todas.


Relato by Eva Zamora
Blog: Eva Zamora 
Fotografía: internet 


Contacto: cosasquesiento@gmail.com
Twitter: @c_grant1 
Facebook: Rita



Poemario: Punto y seguido
Poemario: Se avecinan noches de tormenta



10 comentarios:

  1. Un relato que bien puede ser reflejo de la realidad de tantas y tantas mujeres.

    Un placer que hayas compartido este relato de Eva tan realista y con moraleja.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, para mi es un placer compartir las letras de Eva Zamora, me alegra mucho que te hayan gustado.

      Besos infinitos.

      Eliminar
  2. Muchas gracias, María Perlada, me alegra saber que te ha gustado mi relato. Gracias a Rita por querer que mis letras aparezcan de cuando en cuando por su blog, es un honor muy grande para mí. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, sabes que es un honor y un placer que tus letras estén en mi casa. Soy una suertuda de tenerte conmigo.

      Un abrazo muy gordo.

      Eliminar
  3. Gracias a ti Eva por mostrar el sentimiento que todas damos y para nosotras lo damos por hecho.
    Gracias Rita querida, por mostrar.

    Mil besitos para cada una.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva es mi alma gemela literaria y una gran amiga. He tenido el honor de compartir mesa con ella en varias ocasiones para presentar nuestros libros. Es una gran mujer y una gran creadora ha escrito 7 novelas y actualmente tiene 3 publicadas.

      La admiro infinito, creo que se me ve el plumero.

      Gracias por estar ahí.

      Un fuerte abrazo, amiga.

      Eliminar
  4. Una maravillosa lección de vida… Porque así es la vida, la que en verdad todos anhelamos, amar, ser amados, y sentir esa caricia perenne en nuestro día a día…

    Precioso, gracias por compartir…

    Bsoss para ambas, y muy feliz finde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi es un placer poder compartir las letras de mi gran amiga Eva Zamora, me alegro que te haya gustado Ginebra.

      Un fuerte abrazo, amiga.

      Eliminar
  5. Gran narrativa de hermosa descripción y con una moraleja increíble, sin duda es una gran reflexión de vida, me ha encantado la lectura Rita, saludos con afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge por tu comentario, me alegra mucho que te haya gustado el relato,

      Un abrazo.

      Eliminar