jueves, 30 de abril de 2020

Dejar de ver


A veces nos pesa la mochila
del sueño y del recuerdo
tanto que no nos deja ver.

Cuando conseguimos ver
respiramos tanto oxígeno
que nos quema la piel
y la memoria.

Empezamos de cero
con las cicatrices selladas
y las heridas abiertas de par en par.

Tan abiertas que si no estás dentro
es que estás fuera de todos los radares.


11.4.18

Fotografía: internet


Contacto: cosasquesiento@gmail.com
Twitter: @c_grant1 
Facebook: Rita




14 comentarios:

  1. Empezar de cero porque la vida continúa, no hay que detenerse, a pesar de las heridas.

    Un placer leerte, mi querida Rita.

    Un beso enorme y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la vida nos hace empezar de cero y como bien dices no hay que detenerse, eso nunca, siempre mirando hacía adelante.

      Gracias infinitas por tu bello comentario mi querida María.

      Besos enormes.

      Eliminar
  2. Vaciar la mochila, reiniciar los pasos y sí, pese a las heridas volver a caminar con otra visión, y hasta con otra piel.

    Tan bello y melancólico que toca fibra, mi querida amiga.

    Mil besitos con mucho cariño para ti ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo has sentido mi querida amiga, nos tendremos que reiniciar con otra piel, con una que sea difícil de atravesar.

      Gracias infinitas por ser y estar.

      Mil besos llenos de cariño.

      Eliminar
  3. la mochila a algunos nos puede pesar demasiado y no sabemos descargar hasta que no caemos de rodillas, pero podemos ir aprendiendo a llevarla y a compensar pesos... y la cargamos con responsabilidades que no nos son pero no es fácil no tomarlas en ocasiones, pero sí, podemos aprender a relativizar y que el peso sea ligero, desde otra perspectiva.

    Un beso enorme, Rita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón tienes Mag, a veces solo es cuestión de perspectiva y de afrontar las cosas como nos llegan.

      Gracias infinitas por tu bonito comentario.

      Besos enormes.

      Eliminar
  4. Ay es así Rita! Hay mochilas que nos destrozan no solo la espalda sino la vida.
    Vaciarse a veces es un acto de heroicidad,pero, merece la pena aunque nos acobardemos.
    Qué bonito!
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hay veces que las mochilas nos destrozan más la vida que la espalda y vaciarse debería de ser obligatorio.

      Gracias infinitas mi querida Luna.

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  5. Los recuerdos y los sueños son acicate en un mundo nada fácil, pero los pasos deben ser ligeros y libres de esos lastres que nos impiden caminar ágiles y vivaces…

    Bello y reflexivo, querida amiga…

    Abrazo grande, y feliz finde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonita reflexión mi querida Ginebra, bellos tus ojos que ven así mis letras. Gracias infinitas.

      Abrazo enorme.

      Eliminar
  6. Con los años aprendemos a descargar esas mochilas.
    Eso es de esperar. Por requiere de trabajo introspectivo, paciencia y constancia.

    Muchos besos, querida Rita, y espero que te encuentres muy bien
    de salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto mi querida Myriam, los años nos van dando ese poder para descargar las mochilas aunque el camino para ello a veces es doloroso pero siempre merece la pena.

      Gracias infinitas por tu sabio comentario.

      Besos enormes.

      Eliminar
  7. Saber coser las cicatrices del alma, es importante para la recuperación.
    Diséñese de nuevo desde los océanos de su interior.
    Seguro que vuelve como Pegaso con alas y volando..
    Besos
    S

    ResponderEliminar