Mostrando entradas con la etiqueta María Tierno. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta María Tierno. Mostrar todas las entradas

viernes, 1 de mayo de 2015

El latido de mi corazón



Su imagen me aturdía, me hacía temblar, me estremecía cada vez que la veía llegar a mí tan hermosa. Sus labios perfectamente dibujados y pintados con carmín rojo, sus rasgados y verdes ojos acentuados por la máscara de pestañas, su tez fina como la porcelana, sus prominentes y sonrosados pómulos, su pelo castaño y ondulado rozándole los hombros. En verdad era toda una deidad de mujer.

  Sentado, desde mi sillón, inhalaba el aroma que desprendía a juventud, pureza y dignidad. Y ese olor hacía que mi corazón bombease bruscamente, latiese con vigor. Entonces era consciente de que vivía conmigo, de que aquel órgano imprescindible para vivir seguía ocupando su caja torácica a pesar de que yo llevase años poniéndolo en duda.

  Entendía que ella era una mujer inalcanzable, una mujer con la que solo podría soñar, una mujer que jamás perdería un segundo en fijar su vista en mí como hombre dispuesto a satisfacerla; pero me era inevitable fantasear con ella, crear un mundo en el que ella se sintiese atraída por mí, un hombre maduro que buenamente podría ser su padre e incluso su abuelo. Un hombre que peinaba canas desde hacía años, con marcadas arrugas en su semblante y con una virilidad reposada, no tan enérgica como su cuerpo, debido a su joven edad, demandaría. 

  No obstante, en mis sueños no existían todas esas barreras que en la realidad acotaban nuestra posible relación, que suponían una frontera a la que no me estaba permitido cruzar debido a que mi pasaporte había expirado hacía tiempo, seguramente cuando ella tomó su primera comunión. 
  Debía ser realista, le doblaba la edad con creces, lo nuestro era imposible, inviable de todas las formas y maneras, no tenía ni el derecho a permitirme soñar con ella. Ella vestía con veintiocho hermosas primaveras, yo me ataviaba de sesenta y dos fríos inviernos. Ella presidía delante de mi mundo como una persona dulce, afable, entusiasta, soñadora e inocente. Yo encabeza una comitiva en busca de su admiración siendo un viejo cascarrabias curtido en todo, con un físico poco agraciado, con matiz de amargura y aire pesimista debido a los duros varapalos que había soportado a lo largo de mi vida. Tantos, que desde hacía años mi única y leal compañera era la soledad. La vida me había mostrado su peor cara respecto a asuntos sentimentales, apartándome de mi familia, mujer y dos hijos, que habían pasado a ocupar un mejor lugar que el terrenal. No tenía nada en mi vida, únicamente poder, el poder que daba el dinero, el poder que otorgaba ser una persona importante, por lo demás estaba vacío. 

  Por mi alto status social estaba acostumbrado a obtener todo cuanto me apetecía y deseaba, incluidas mujeres, todas las que quisiera. Pero ella no era como las demás, ella no se deslumbraba con los lujos ni con un nombre o apellido capaz de abrir cualquier puerta con el mero hecho de pronunciarlo. No. Ella era una mujer con dignidad, joven pero con principios, de las que únicamente entregaban su corazón por amor, no por una abultada chequera o por una visa oro, de las que no se dejaban conquistar por quién eras, sino por lo que resultabas ser para ella. Mi poder me permitía alcanzar todo lo que quería, todo excepto a ella.

  Quizás por esa integridad tan pasmosa, tan difícil de encontrar hoy en día, tan impensable en el mundo que me rodeaba, estaba enamorado de ella. Quizás por eso la tenía aquí, a mi lado sin ser necesario ni comprensible para nadie, para poder verla y suspirar en silencio, a su lado mientras me impregnaba de su fragancia con ese dulce olor a amor propio incorruptible. Porque quizás el único momento en que me sentía vivo y feliz era cuando llegaba la hora de que ella se sentase en mi despacho, frente a mí, para redactarle una carta. Una cara ficticia que nunca llegaría al destinatario que ella creía, pues todas las direcciones de correo que obraban en su poder llevaban al mismo lugar: mi ordenador.

  Y cuando lo hacían, cuando sus cartas entraban en mi correo, saboreaba cada palabra que estaba escrita porque ellas me llevaban a asociarla con un recuerdo de ese momento. Me trasportaban al conciso instante en que ella estaba escribiéndola, deslizando su mano por la hoja de papel, sus verdes ojos mirándome, sus labios provocándome sin tan siquiera proponérselo al humedecerlos de vez en cuando con su lengua, su fino y estilizado cuello gritándome que perdiera mi boca por él, sus largos y delicados dedos a los que mis manos deseaban acariciar y dirigir, sus magníficas piernas tan estilizadas, preciosas y perfectas, cruzadas en una postura que indicaba claramente prohibición, y su hermosa cara llena de expectación esperando escuchar mis palabras para volver a deslizar su mano por el papel. Me recreaba en el recuerdo de su presencia, me alimentaba de él, vivía de los réditos que sus letras me dejaban hasta el siguiente día en que volvía a tenerla sentada en mi despacho. 

  Y al amanecer, al llegar el nuevo día, volvía a levantarme pensando en ella, pensando que cerca de mediodía entraría como cada mañana desde hacía casi un año a mi despacho y se sentaría frente a mí. Era la única ilusión que llenaba mi vida, la que verdaderamente me hacía levantar cada mañana. 


  Y al fin llegaba el momento. Y entraba. Y nos mirábamos. Y me saludaba marcando una leve sonrisa a la vez que sus ojos también hablaban. Y se sentaba. Y se la dictaba. Y ella escribía. Y yo comprobaba que continuaba teniendo corazón, le sentía, notaba su palpitar en mi pecho, era en el único momento capaz de percibirlo. Bombeaba a doble velocidad y en otros momentos a tiempo acompasado, pero palpitaba, no dejaba de hacerlo. Y palpitaba por ella. Solamente por ella. Ella y su candidez se habían convertido en el oxígeno necesario para mis células. Ella, con su moral de recto orgullo y su endiablada belleza, sin lugar a dudas, se había convertido en el pulso de mi vida, en el latido de mi corazón.


Abril 2015


Relato inédito: Eva Zamora
Fotografía: wikipedia
Novela: La esencia de mi vida


Contacto: cosasquesiento@gmail.com
Twitter: @c_grant1 
Facebook: Rita

Poemario: Se avecinan noches de tormenta


miércoles, 6 de agosto de 2014

La extraordinaria riqueza de solo cuatro letras


love para Cosas que siento

  Mi nombre es Mirian y soy rica. Muy rica. Extremadamente rica. En cambio Alberto, mi hermano, es tan pobre que únicamente tiene dinero. Tan solo eso. Nada más.

  Para contaros el porqué de mi riqueza nos remontaremos al año 1.984, treinta años atrás. Yo apenas había cumplido los diecinueve por aquel entonces y Alberto tenía veinticuatro. Mi hermano se había pasado la vida diciéndome que yo debía casarme con alguien que poseyera título nobiliario. Pero desde que cumplí los dieciséis su insistencia se había vuelto tan persistente que llegó a obsesionarle convirtiendo ese deseo en su cruzada personal. Alberto decidió que yo sería la encargada de emparentar a la familia con la nobleza sí o sí. Y para llegar a tal fin no paraba de presentarme a todos sus amigos y con cuantos se codease siempre y cuando perteneciesen a esa noble clase. Evidentemente no era por una cuestión económica ni mucho menos, mi familia provenía de la alta burguesía, eran dueños de cuantiosas empresas y el dinero nunca resultó ser un problema o un bien escaso en nuestro hogar, manaba como de una fuente. Pero alcanzar ese dichoso título se había apoderado de su cabeza de tal forma que lo nubló. Y lo peor, consiguió convencer a mi padre de ello y él también le apoyó. La única que no opinó, para no variar, fue mi madre. Ella calló como siempre. Su boca nunca contradecía a los dos hombres de la casa. Sus palabras eran la ley y su ley algo indiscutible. Así que me vi sola, sin ayuda de nadie ante la locura de casarme con quien ellos dijesen. Debía ser sumisa a su decisión sin rechistar y en aquel momento, viéndome tan sola, callé.

  Aquel verano hubo un problema de tuberías en nuestra casa y mis padres, como de costumbre, avisaron a Narciso, el fontanero habitual. Pero esta vez Narciso no venía solo, traía como ayudante a su hijo; un guapísimo muchacho que me agitó el corazón nada más ver sus brillantes ojos color miel, su moreno pelo ondulado y su bonita sonrisa marcando un gracioso hoyuelo en su barbilla. Se llamaba Eduardo, Edu para todos, me aclaró al presentarse. Y Edu sería el responsable de cambiar todo en mi vida, de hacerme extraordinariamente rica.

  Mientras Narciso contaba que su hijo tenía veinte años y era un buen estudiante que acababa de finalizar con gran éxito el primer año de Veterinaria, Alberto y su despreciativa mirada analizaba a Edu de arriba abajo sin dar ni los buenos días, cuanto menos estrechar la mano con él. Después de marcar su terreno con su desafiante mirar Alberto se marchó, desprendiendo por el camino sus aires de superioridad e indiferencia para hacerle comprender a Edu que él pertenecía a una clase superior que ni en sueños pretendía mezclarse con un obrero, un manos sucias. Ese era el apodo con que mi hermano se dirigía a la clase obrera: manos sucias. Explicaba que los llamaba así porque era imposible no ver la suciedad y los restos de su trabajo incrustados en sus agrietadas y ásperas manos y por debajo de sus uñas. Y lo describía con cara de asco al hacerlo, realmente los tenía aversión, los trataba como a leprosos. Nunca entendí esa actitud de mi hermano, esa manera de sentirse más que los demás. No logré comprenderlo jamás ni a día de hoy, pasados treinta años, lo había conseguido.

  Edu y yo nos sentimos atraídos desde el primer momento y los dos fuimos conscientes de ello. Y como quería continuar viéndole, que regresase a mi casa, me dediqué a atascar tuberías para darle más trabajo. Cuando comprendí que tanta avería iba a llamar la atención pues hasta Narciso andaba un poco mosqueado, le pedí a mi madre reformar mi baño entero, quería cambiar de lugar la disposición de todos los sanitarios. Sin poner ninguna objeción, mi madre aceptó. Aquella reforma les llevó más de dos semanas, un tiempo maravilloso en el que intenté separarme de Edu lo menos posible. No solo era guapo, además era simpático, divertido, inteligente y se podía entablar cualquier tipo de conversación con él. Con la excusa de que debían hidratarse por el calor que se concentraba en aquel baño, les acercaba muy frecuentemente un refrigerio. Alguna vez también lo acompañaba con algún aperitivo para que llenasen un poco el estómago, aunque mi verdadera finalidad era hacer que Narciso, con tanto líquido y su poca retención en la vejiga, tuviese que ahuyentarse al baño de la planta baja y Edu y yo nos quedásemos solos unos minutos. Unos minutos en los que nuestros ojos se hablaban y nuestras sonrisas no paraban de desearse. Justo el día que terminaban con la reforma, en una de las últimas visitas de Narciso al baño, Edu me pidió una cita. Dudé qué contestar, sabía que mi familia nunca me permitiría ni aprobaría salir con él. Edu pareció leerlo en mi mente y al momento se disculpó por hacerlo. “Perdóname, por un instante he olvidado que provenimos de clases muy distintas”. Le expliqué que no se confundiese, que eso a mí no me importaba en absoluto, pero era cierto que mi hermano, antes que nadie, se opondría de plano si se enterase. Le propuse, siempre y cuando no le hiciese sentir mal, vernos a escondidas, en lugares donde ni mi familia ni sus amistades pudiesen acudir. Edu aceptó de inmediato y quedamos en vernos en la cafetería de un pueblo alejado de nuestra ciudad.

  Para salir ese día puse la excusa de irme con Nora y Blanca, mis dos mejores amigas. Contándoles una buena y creíble mentira, les avisé por si mi hermano las llamaba para comprobar que estuviese con ellas, Alberto me tenía muy medidos los pasos. Aquella primera cita con Edu fue maravillosa. Nos confesamos que estábamos enamorados, que nos queríamos, y sellamos nuestra confesión con un beso dulce, apasionado pero un poco contenido y lleno de amor. Nuestro primer beso. Aunque no fue el último de esa cita, nuestras bocas después de probarse no querían separarse nunca.

  Durante un mes Edu y yo nos vimos en cinco ocasiones más. Todas las citas fueron fantásticas, nos sentíamos como almas gemelas, hechos el uno para el otro, y así nuestro amor crecía como un rayo, con velocidad vertiginosa. Pero en la sexta cita ocurrió algo que terminó cambiando mi vida, la vida que conocía hasta ese momento. Mi hermano, sin saber cómo se enteró pues jamás me lo dijo, se presentó mientras Edu y yo apaciguábamos nuestro amor con un  largo beso. De un brusco tirón me separó de él y acto seguido comenzó a darle puñetazos a diestro y siniestro, como una bestia descontrolada. Al mismo tiempo le gritaba que yo no era para él, un miserable manos sucias, y que si volvía a acercarse a mí le mataría; algo que creí iba a hacer en ese mismo momento de no ser separado por unos clientes de la cafetería. Edu sangraba por la boca, nariz, e incluso ceja, su cara había quedado hecha un cristo. Sin parar de llorar intenté acercarme a él, pero Alberto me lo impidió dándome un fuerte empujón y sacándome de allí arrastras.

  Tres meses pasaron hasta tener de nuevo noticias de Edu. Tres meses largos y asfixiantes en los que Alberto no me dejó salir y yo únicamente deseé morir. Un día Ana, una de las criadas, me pasó una nota proveniente de él, de Edu, de mi amor. Me rogó que guardase silencio, se jugaba su trabajo de enterarse alguien. “Tranquila, nadie lo sabrá”, contesté con el corazón desbocado. En la nota Edu me suplicaba verme, no podía pasar un día más sin mí, me amaba. Me pedía una contestación lo antes posible con el día, lugar y hora para nuestro encuentro. En ese momento tomé una decisión, la mejor de toda mi vida, e ideé un plan perfecto para poderla llevar a cabo. Después de darle otra nota a Ana con mi contestación para Edu, bajé al salón y le comuniqué a mi hermano que quería salir con uno de sus amigos, uno que ostentaba el título de Marqués concretamente y que me había tirado los tejos en más de una ocasión. Alberto no tardó ni un segundo en llamarle para concertar una cita dentro de dos días, cuando yo le dije. Luego, tras colgar, me abrazó y besó feliz diciéndome que le alegraba enormemente ver que por fin había entrado en razón. Yo asentí y le contesté que había abierto los ojos, había permanecido totalmente confundida pero ahora lo tenía todo claro. Mentira podrida. Aunque sirvió para convencer a mi hermano que era lo que me importaba. Lo que él ignoraba y ni podría imaginar era que esa cita sería mi puerta de escapatoria y la encargada de abrirme la felicidad, la excusa ideal para poder marcharme de casa sin problemas. Naturalmente nunca llegué a esa cita con el marquesito de marras, a la que asistí fue a la de mi amor, Edu. Esa misma tarde los dos nos marchamos a Sevilla, a la otra punta de la península. Él allí tenía unos familiares que nos acogerían y darían trabajo, tenían una pequeña empresa dedicada a la confección de calzado. No me quedó más remedio que tomar aquella decisión y escapar, huir a un lugar que mi familia ni sospechase. Ellos jamás me permitirían estar con Edu y yo no quería ni necesitaba otra cosa en el mundo.

  Los primeros años fueron muy duros, de mucho esfuerzo, pero también los más felices de mi vida. Por primera vez sufrí en mis carnes el significado de “ganarse el pan con el sudor de tu frente”, esforzarte para conseguir algo, no pedirlo y obtenerlo al momento y sin más. Y resultaba gratificante, duro pero reconfortante y motivador.

  Durante todos estos años supe por la prensa que mi hermano se había casado cuatro veces y jamás emparentó con la nobleza. Pero además esos matrimonios, aparte de no aportarle ningún descendiente, solo sirvieron para hacerle perder un buen pico de dinero y el apodo de “El lobo solitario”. La prensa le definía como una persona desconfiada, que con los años se había vuelto parco en palabras y hasta un poco huraño. Lo primero estaba convencida no era un problema para él, perder una gran cantidad de su cuantiosa fortuna sería algo que, seguramente, repondría en poco tiempo. Pero la soledad, no conocer el verdadero amor ni tener hijos era lo que le había vuelto de esa forma, estaba convencida. Su vida era como una nuez vana. Su aspecto exterior era igual de saludable que el de las demás, pero por dentro estaba hueca, vacía. Eso era lo que le había amargado su carácter, el no tener nada realmente importante en la vida. Por eso yo soy rica. Muy rica. Extremadamente rica. Y lo soy porque vivo con un hombre maravilloso que me ama y al que quiero con locura. Él me ha hecho los dos mejores regalos de mi vida, Elena y Miguel, mis hijos; dos personas increíbles que junto a los nietos que me han dado colman por completo la saca de mi abundancia. Tengo todo cuanto preciso y reboso amor en cantidades industriales. Por todo eso mi riqueza supera a la de mi hermano, es más abundante que todo el dinero que amase Alberto, que todos los beneficios que den sus importantes empresas. Porque la única y verdadera fortuna en este mundo solo se concentra en una corta palabra: AMOR. Y quien lo tiene y disfruta puede considerarse rico. Muy rico. Extremadamente rico. 

Autora: María Tierno
Fotografía: wikipedia

Gracias a mi amiga María por este maravilloso regalo.


Contacto: cosasquesiento@gmail.com

Twitter: @c_grant1 
Facebook: Rita


viernes, 20 de junio de 2014

Había prisa


prisa para Cosas que siento


Había prisa. Y cuando hay prisa cualquier momento y lugar son propicios para amarse. Llevaban dos semanas sin un momento. Dos semanas de miradas cruzadas, de deseo en sus labios, de ardiente suspirar. Encontraron un instante y se refugiaron veloces en el servicio de aquel pub.
Había prisa. No se quitaron la ropa, solo la justa para amarse. Él la cogió en alto, ella cabalgó sobre sus caderas sin parar. Él se volvía loco estando dentro de ella, llenando su hermosa profundidad, ella no quería que abandonase su cuerpo nunca. El sudor les recorría, los jadeos les empapaban, el éxtasis les alcanzó raudo y gozoso. Les hizo temblar de placer.
Había prisa. Se besaron, se dijeron cuánto se amaban, se colocaron las vestimentas y regresaron cada uno a su lugar. Había prisa por volver a la normalidad, por no levantar sospechas, porque su mundo de razas enfrentadas y prohibido amor continuase siendo lo que era: un absoluto secreto.


Autora: María Tierno

Gracias a mi amiga María por darme la oportunidad de leer sus novelas y confiar en mi para publicar este relato en mi casa, mi blog.

Fotografía: wikipedia


Contacto: cosasquesiento@gmail.com

Twitter: @c_grant1 
Facebook: Rita